viernes, 15 de mayo de 2015

LA RECONSTRUCCIÓN DE “CHARENTON”.

Foto: Pablo Massip
HOY HE RESUCITADO
EN LA MAÑANA FUI A VER
LA RECONSTRUCCIÓN DE
“CHARENTON” , 

DONDE EL GRUPO “BUENDÍA” RECONSTRUYÓ DE LAS CENIZAS ESTA OBRA QUE CADA VEZ SE ACTUALIZA MÁS.

ME HA DEVUELTO LA FE EN EL TEATRO, EN LA CREATIVIDAD, EN LA LUCHA Y EN QUE TODO SE REPITE.
QUIERO COMPARTIRLO CON USTEDES

Enrique Pineda Barnet

CHARENTON. SINOPSIS. DEL BUENDÍA. 


1793: “ Charenton abre sus puertas”. En el año más difícil de la Revolución, el Marqués de Sade discute con Marat, el “amigo del pueblo”, los temas que lo obsesionan: el cuerpo, la naturaleza, la libertad individual, la muerte y el valor de las ideas. Se trata de una “comedia” supuestamente representada por los locos del hospicio. Locura y política, instinto y razón, se entrecruzan en un diálogo que evoca los días de la Revolución, el ruido de la guillotina y el clamor de los himnos; las luces y sombras –los contrastes- a través de la vida de personajes que son, a la vez, actores y protagonistas de una época. 

¿Cómo pueden los actores, ocultos en el sótano de Charenton, testigos y protagonistas de su tiempo, narrar esta experiencia? De “las estrategias del lenguaje” trata la puesta en escena, según el viejo principio hamletiano de “atrapar la conciencia del rey”. Sólo que en este caso la función es “suspendida”. La acción de matar es ahora pospuesta. El cuchillo de Charlotte gira en contra del tiempo porque sin duda hay otras formas de subversión y encantamiento. Historia y metáfora coinciden en un punto: es el hilo conductor del espectáculo desde el relato a nuestros días, desde la fábula de Charenton a nuestra propia vida. 

Flora Lauten y Raquel Carrió, directora y dramaturga del Teatro Buendía    

La Historia se repite
¿Cómo puede  recrear, reinventar este grupo de Teatro habanero, en su sede-escenario destartalados, sin luces, bajo amenazas de filtraciones, telones raídos, vestuarios destrozados, después de éxodos y años sin ensayar, con el único apoyo emergente  de antiguos alumnos ya profesores y directores, reavivados, fénix de alas infinitas.
La Historia se repite. La ovasión desborda los jardines y patios de las ruinas de la abandonada iglesia ortodoxa, la emoción se desborda en lágrimas y aplausos. ¿La Historia se repite? ¿Todo vuelve?

Enrique Pineda Barnet
Constancia gráfica de Pablo Massip Ginestá
Mayo de 2015