jueves, 16 de febrero de 2012

Enrique Pineda Barnet: “Pretendemos llamar a las cosas por su nombre”

El filme tuvo una presentación especial en Cine Club Diferente y es la primera película cubana en exhibirse en ese espacio.

“En Verde, verde violamos las leyes del video, nos pasamos de los topes técnicos permitidos...", dijo el director de fotografía del filme, el experimentado Raúl Rodríguez Cabrera


Por Ailyn Martín Pastrana

Foto cortesía: Georgina Aguiar

Verde, verde, filme dirigido por Enrique Pineda Barnet, tendrá su estreno este jueves 16 en la sala Charles Chaplin. Al respecto el cineasta ha comentado que espera que su trabajo “ayude a llamar a las cosas por su nombre”.

“No me gusta clasificar la película dentro del llamado cine gay, porque de alguna manera es excluyente, discriminatorio; al igual que el llamado cine feminista o el de la negritud. No creo en esas clasificaciones. Verde, verde no se limita al tema sexual, es un filme sobre la discriminación en un sentido más amplio. Nos propusimos hacer una película que respeta mucho al espectador, que no esconda nada y mucho menos lo subestime”, alegó el director en conferencia de prensa.

En Verde, verde el loable desempeño de los actores Héctor Noas y Carlos Miguel Caballero sobredimensiona los conflictos de ‘Alfredo’ y ‘Carlos’, seres dominados por sus deseos y miedos más primitivos.

Noas consideró la interpretación de ‘Alfredo’ como su trabajo más serio. “Fue un reto porque mi personaje no lleva la acción dramática del filme, sino que se presenta como un ser que busca a toda costa alguien con quien compartir su soledad. Lo asumí con una verdad absoluta, creo que es el personaje que más se parece a mí. Creo que el hecho de que hayamos podido hacer esta película es un avance, eso se lo debemos a la sensibilidad y la comprensión de mucha gente valiente.”

Por su parte, el actor Carlos Miguel Caballero le agradeció públicamente a Pineda Barnet la oportunidad de trabajar en un filme suyo, y rememoró su experiencia como extra de La bella del Alhambra, cuando aún era estudiante del Instituto Superior de Arte (ISA). Sobre ‘Carlos’ comentó que “está en contradicción consigo mismo, eso lo hace un personaje sumamente complejo”.

Sobre la actuación especial de Farah María el cineasta comentó que “yo buscaba una diva y ella es la nuestra. Estoy muy contento de tenerla en mi película”. A su vez la cantante comentó que se sintió muy halagada de participar en un filme dirigido por el “maestro”.

Además, Raúl Rodríguez Cabrera, quien tuvo a su cargo la Dirección de fotografía del filme, comentó que “en Verde, verde violamos las leyes del video, nos pasamos de los topes técnicos permitidos para lograr primero, ese mundo de tinieblas en el que se sumergen los personajes en el bar, y luego, de brillantez en el apartamento de Alfredo. Durante la filmación estábamos muy nerviosos porque los riesgos fueron muchos. Es una cinta con muchos planos secuencia y cámara en mano, que se lograron gracias al talento del camarógrafo Pablo Massip Ginestá.”

Un aspecto fundamental en la visualidad del filme es la obra pictórica de Rocío García, artista que colaboró estrechamente con Pineda Barnet en el filme. “Verde, verde le da otra visualidad a mi trabajo, estoy muy satisfecha con el resultado de nuestra unión”.

Sobre el dueto Pineda comentó que “establecimos un pacto de no agresión, donde yo respeté su obra, a la vez que la utilicé en mi película. Su visión de color dominó la cinta. A través de sus cuadros se logra una gran sintaxis dramatúrgica.”

Verde, verde en el Cine Club Diferente

En una presentación especial se exhibió la cinta durante la noche del 14 de febrero en el Cine Club Diferente, espacio de exhibición y debate que dirige el crítico Frank Padrón.

Al abrir la sesión, el anfitrión agradeció la presencia del cineasta y parte del staff de la película y puntualizó que era una noche sin precedentes, pues por primera vez se exhibió un filme cubano de temática gay en el espacio.

Siguiendo la tradición del Cine Club Diferente, luego de la proyección de la película el público tuvo la oportunidad de interactuar con los artistas. El primero en dirigirse al director fue el también cineasta Tomás Piard (El viajero inmóvil), quien alegó muy emocionado que “es la película más honesta en la historia del cine cubano. Es una cinta joven de espíritu, que va más allá de la homosexualidad y la homofobia; habla de la libertad. Enrique es el realizador más joven de nuestra filmografía”.

Por su parte, Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) lo felicitó y se refirió al filme como “una obra de arte. El principal aporte de la película, según mi punto de vista, es que aborda una problemática que está escondida, que no se comenta. Es un filme para pensar, para reflexionar sobre la violencia, física y psicológica. Si no desmitificamos estos temas nunca llegaremos a ser una sociedad plena”.

Además, el doctor Alberto Roque comentó que “es una película necesaria para estos tiempos, donde tristemente existen crímenes de odio como los que representa la película. La homofobia es destructiva, y solo la combatiremos efectivamente cuando desmantelemos las estructuras patriarcales que impone la sociedad”.

Finalmente Enrique Pineda Barnet agradeció la oportunidad de presentar su película en el Cine Club Diferente. “Me imaginé tantas veces este momento que ahora me parece que ya lo viví. Si la película hace pensar al público estaré satisfecho. Creo que lo más importante en la vida es escuchar y aprender de los demás. Cuando nos libramos de los bajos instintos, la vanidad, la envidia… sentimos un gran alivio”.

Fuente: Cubacine