miércoles, 14 de diciembre de 2011

'Verde, verde', un duro y descarnado ataque contra la homofobia

CINE
Agencias | La Habana | 13-12-2011 - 6:11 pm.

El nuevo filme de Enrique Pineda Barnet se estrenó en La Habana.

El cine cubano lanzó un duro y descarnado ataque contra la homofobia en la película Verde verde, del veterano Enrique Pineda Barnet, presentada luego del Festival de La Habana, 18 años después que Fresa y Chocolate estremeciera los cimientos machistas de la sociedad cubana, informa AFP.

"No es una película festiva, está hecha con amor, con verdadero amor y con rechazo al odio (...), es un ataque contra la homofobia, que es un ataque contra el amor", dijo Pineda, de 78 años, al presentar su nueva cinta, que será exhibida al público a partir del 14 de febrero, el día del amor.

Pineda, uno de los patriarcas del cine cubano y que en su amplia filmografía tiene un premio Goya en 1990 por La Bella del Alhambra, había prometido una película "dura", y lo cumplió.

"Una película que trate de manera tan descarnada un tema como la homofobia en Cuba, desde Fresa y Chocolate no había alguien que llegara tan lejos", dijo a la AFP Iván Giroud, director del recién concluido 33 Festival de Cine de La Habana.

La homosexualidad en Cuba, tradicionalmente estigmatizada, fue reprimida tras el triunfo de la revolución en 1959, con internamientos en campos de trabajo en la década de los años 60 y marginalización durante el Quinquenio gris, de los 70.

En un contexto de lenta apertura, Fresa y Chocolate, del fallecido Tomás Gutiérrez Alea, abrió un debate sobre el tema, que ha ido ganando espacio social gracias a la constante campaña del Centro Nacional de Educación Sexual, que dirige Mariela Castro, hija de Raúl Castro.

"Es otro momento y es otro enfoque del asunto", dijo a la AFP el ministro de Cultura, Abel Prieto.

El gobernante Partido Comunista (único) discutirá en enero, en su primera Conferencia Nacional, la propuesta de eliminar todo tipo de discriminación en la Isla y abrir las puertas a los homosexuales para ocupar cargos en el Gobierno, en el Partido y en las Fuerzas Armadas.

Esta película constituye "un paso importante en la batalla contra la homofobia, contra el respeto a la diversidad, contra el respeto al otro", agregó el ministro en la presentación de la cinta, el lunes en la noche.

En un decadente bar, que recuerda escenas del destacado director español Luis Buñuel, un bisexual entabla una relación con otro hombre que presume de heterosexual y que al final resulta ser un homosexual reprimido y peligroso.

"Verde verde da maduro", repite el protagonista.

"Es una película que es más grande por lo que trata de decir que cómo lo dice (...), yo tendría bastantes reparos que hacerle, pero bueno, la lanza que rompe me parece justa", dijo a la AFP el polémico guionista y director Eduardo del Llano.

Densa, de fuertes escenas de sexo y violencia, Verde verde tiene diálogos cuidadosos de un guión realizado por el propio Pineda, en boca de su actor fetiche, Héctor Noas, en el papel protagónico de Alfredo, un enfermero naval bisexual.

"Me parece una gran película, intensa, muy bien lograda", agregó el ministro Prieto, aunque reconoció que "quizás el impacto en el público medio puede chocar con prejuicios, con objeciones".

Desde Fresa y Chocolate hasta Verde verde, otras películas independientes cubanas han abordado el tema de la homosexualidad, pero de manera colateral y, a juicio de la crítica, menos profunda.

Lo que une a Verde verde con Fresa y Chocolate, además de la calidad de la realización, es que ambas tienen detrás un director consagrado y el apoyo total del estatal Instituto de Arte e Industria Cinematográficos.

Interrogado sobre la reacción del público tras la proyección, Pineda dijo a la AFP: "A mí me conmueve. Me resulta conmovedor ver cómo el público dialoga con la película, porque suspira, sonríe, pero se sobrecoge todo el tiempo y después viene la catarsis".

"Me gusta mucho que sea así, sobre todo que venga la reflexión, que es lo más importante", añadió.

Fuente: Diario de Cuba