domingo, 20 de noviembre de 2011

Ascensión del cine cubano

Temporada de presentaciones especiales en noviembre y diciembre en la sala Chaplin
Por Pedro de la Hoz

Los documentales San Martín, de Alejandro Gil, y Tupac Katari, de Rolando Almirante; y los largometrajes de ficción Vinci, de Eduardo del Llano, y Verde verde, de Enrique Pineda Barnet, tendrán presentaciones especiales en los últimos días de noviembre y la primera quincena de diciembre en la sala Chaplin, de la capital, en un contexto caracterizado por "una etapa de apogeo de la producción cubana", según declaró ayer a la prensa Omar González, presidente del ICAIC.

Concebidas para la serie Próceres, coproducida por TeleSur y el ICAIC, las películas sobre el independentista argentino General en Jefe del Ejército de los Andes y el más importante líder anticolonial del pueblo aymara, se proyectarán el lunes 28 de noviembre a las 8:30 p.m.
Almirante, quien funge como coordinador de la serie, precisó cómo los diez filmes que integran la serie implicaron, no solo un registro documental en los países donde actuaron esas prominentes figuras protagonistas de las gestas libertarias americanas, sino también una reconstrucción ficcional como complemento audiovisual.

En Vinci, que se exhibirá el martes 29 también a las 8:30 p.m., Del Llano especula acerca de lo que ocurrió con el autor de La Gioconda, cuando a los 24 años de edad, sin fama y recién llegado del medio aldeano a Florencia, fue acusado de sodomía y permaneció dos meses en prisión.

"La cárcel es un hecho histórico, pero lo que ocurrió con Leonardo es pura ficción", aclaró Del Llano. "La idea que quiero compartir con los espectadores es el sentido que tiene el arte para el ser humano, por qué le es necesaria la creación".
El guionista y realizador agradeció los aportes a la película del destacado artista Roberto Fabelo, quien remedó imaginativamente lo que pudo haber pintado Da Vinci en tales circunstancias; y del reconocido compositor argentino Osvaldo Montes, autor de las partituras que interpreta el conjunto Ars Longa en la banda sonora.

En Verde verde, que llegará el 12 de diciembre a la Chaplin, el autor de La bella del Alhambra quiso rodar una metáfora sobre la diversidad, la tolerancia y contra el odio. "Las fobias —acotó Pineda Barnet— son una enfermedad social". Con fotografía de Raúl Rodríguez, cámara de Pablo Massip y música de Juanito Piñera, la cinta cuenta con las actuaciones de Héctor Noas y Carlos Miguel Caballero y dos presencias muy especiales: Farah María como la imagen de la seducción y la pintora Rocío García, cuyos cuadros funcionan, al decir del director, como una síntesis dramatúrgica del relato.

Al comentar estas presentaciones especiales de filmes que luego accederán al circuito nacional de estrenos del ICAIC, Omar González dijo que resultaba significativa la producción que se había logrado en los últimos tiempos en medio de las tensiones financieras y la escasez de recursos materiales: "Dentro de unos días viviremos la efervescencia del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, un acontecimiento extraordinario que siempre tendrá nuestro compromiso, y en el que concursan películas cubanas en las que el ICAIC, de un modo u otro, ha tenido que ver".

"Sin embargo, el movimiento fílmico nacional va mucho más allá. Si a estas realizaciones que ahora presentamos, sumamos las que vienen, algunas de ellas en fase de terminación, y comparamos la situación con la época en que apenas se lograba estrenar un cortometraje en un año, podemos asegurar que el cine cubano pasa por un momento de vitalidad", afirmó Omar. "En estos tiempos hay que hablar de nuevas formas de producción y de cambios en la noción histórica de nuestro cine. El ICAIC como institución tiene el deber de arropar el cine cubano y defender los valores del arte y de la cultura en general".

Fuente: Granma, sábado 19 de noviembre de 2011