viernes, 6 de mayo de 2011

Amigos queridos:

En dias como estos de terremotos, sunamis, erupciones, sequías, las inundaciones, amenazas atómicas, guerras, invasiones, crímenes, violencia incontenible, pienso en las magnitudes y las diferencias.
Me enfermo de dolor y vergüenza, una vez más, pero esta vez con miedo.
me enfermo de nosotros mismos: la arrogancia, las vanidades, la intolerancia, la terquedad, las ambiciones, el rencor, el oportunismo, la envidia, la prepotencia, los sagrados ombligos del mundo...me hacen temer la aproximación del diluvio.Nuestro propio DILUVIO, el que nos inventamos cuando se nos agota la poesía.

Lo único que me viene a la mente y al corazón, es convocar, reiterando el exergo de LA ANUNCIACION:

"Ámense por encima de las diferencias
que no hay mayor amparo que nosotros mismos"

¿A quién se lo puedo decir?

enrique pineda barnet
Mayo 2011, vísperas del día de las madres

(Foto: Rodaje del filme "Angelito mío", de Enrique Pineda Barnet, en Puerto Rico)