martes, 29 de enero de 2013

MATIAS MALDONADO SOBRE EL FILME "VERDE VERDE", DE E. PINEDA BARNET


Querido Enrique:

¿Qué puedo decirte de tu "Verde verde"? La vi con D. anteayer y la verdad es que ambos quedamos  de algún modo sacudidos. Hay en la película una carga de violencia y de erotismo que no te puede dejar indiferente. Sin duda que no es una película más. Se siente el enorme riesgo tuyo, la voluntad de decir algo, combatir algunos prejuicios y, en general, reflexionar sobre el amor, sobre las relaciones, sobre el ser homosexual...

Siempre me había parecido que un encuentro de dos hombres que se acaban de conquistar mutuamente en un bar gay era una situación maravillosa para un drama. Cada cual desconoce al otro. Y aunque quiere acostarse con él, no sabe si le va a sacar un cuchillo y lo va a matar o una flor y lo termine de enamorar. Es un momento en el que cualquier cosa puede pasar, ningún personaje tiene el control de nada y uno, como espectador, está sometido a la total incertidumbre. En ese sentido me parece que logras un buen resultado. Consigues establecer un estado de amenaza, una angustia de que algo va a pasar, una permanente tensión. Me hizo recordar algunas de las obras de Pinter, por esa sensación constante de la amenaza.

Por otro lado, me resultaron atractivas las actuaciones, en especial la de Carlos. El close-up de él al final de la película, cuando cree ver a la mujer seductora pero se trata en realidad de un hombre, es realmente escalofriante y conmovedor. Aunque debo decir que imaginé que a quien encontraba no era a otro hombre cualquiera sin al mismo Alfredo, vivo y sin las heridas.  Creo que me habría parecido más sugestivo. Desde el principio asistimos al conflicto interno, a las pesadillas privadas de Carlos que se mezclan con la supuesta "realidad". En la medida en que avanza la historia, todo se parece más y más a una pesadilla, y es interesante que uno no sabe qué es lo que pasa, si son proyecciones mentales de Carlos o cosas que realmente pasan. Por eso me parece que si al final Carlos se encuentra con la mano de Alfredo vivo, la ambiguedad podría resultar mayor y uno mismo pueda replantearse toda la historia.

Pero bueno, eso es un detalle. En general me pareció una película fuerte, contundente y sin duda valiente, Me parecería maravilloso que se presentara dentro del festival de Bogotá. Esperemos que así sea y los vientos te pudieran traer hasta estas tierras. Si tu me lo autorizas, me gustaría pasarle la película a nuestra querida Camila. Por mi parte creo que le gustará verla.

Va un gran abrazo


MATIAS  MALDONADO